lunes, 12 de mayo de 2014

Creaciones de Entidades de Ego del Demiurgo



Demiurgo
 
Introducción

Lo que los griegos y los gnósticos llamaron el "
Demiurgo" es una inteligencia universal que rige nuestro mundo.

Se dice que el Demiurgo convierte arquetipos metafísicos abstractos (pensamientos e ideas superiores) en formas físicas manifiestas, similar a su navegador convirtiendo el código fuente en una página Web que aparece. Al igual que un navegador muestra obedientemente lo que ha sido dado, el Demiurgo proyecta, forma, y perpetúa la fisicalidad de acuerdo con las ideas arquetípicas alimentadas en él por el Creador.

Los arquetipos son bloques de construcción de significado, el alfabeto fundamental de la existencia, los pensamientos abstractos de lo divino, de los cuales todas las cosas no son sino expresiones particulares.

¿Por qué es necesario siquiera el concepto de Demiurgo? Bueno, sabemos del fenómeno de la "creación de la realidad", que nuestras mentes pueden darle forma a la realidad, directamente alterando la probabilidad de los eventos.

Debido a la dependencia de la realidad en la mente, pareciera que la realidad está siendo proyectada por nuestras mentes. Y, sin embargo, la realidad sigue existiendo incluso en nuestra ausencia. Cuando dejamos de prestar atención a algo físico, no se desaparece de la existencia. Obviamente tiene que haber algo más que nuestra propia conciencia funcionando, algo que siempre está ahí, que funciona como el generador por defecto y continuador de lo físico. Este sería el Demiurgo.

¿Por qué no atribuir esta función al Creador Infinito y prescindir del concepto adicional del Demiurgo? Porque como se verá, las características del Demiurgo indican que es más una ciega inteligencia artificial que un ser sensible e infinito.

Por lo tanto su función no es característica del Creador y única en sí misma.

Demiurgo, Logos, y Nous

Según la fuente, los términos "Nous" y "Logos" son utilizados de forma independiente o de manera intercambiable con el término "Demiurgo".

A veces Nous es equiparado con Logos , a veces Logos con Demiurgo , a veces Logos es utilizado en lugar del Demiurgo , y, a veces éstos son tratados como conceptos autónomos con alguna relación especifica entre ellos. Platón vio al Demiurgo como inherentemente bueno, mientras que los gnósticos lo consideraban intrínsecamente malo.

Es todo un lío confuso. Los puntos de vista tradicionales no están todos de acuerdo, ni en la definición ni en la terminología.

La confusión abunda, así que este es mi intento de aclarar las cosas. En el estudio de lo que se ha dicho acerca de estos términos, es evidente que cada término tiene un grupo único de significados recurrentes asociado a el.

·         "Demiurgo" se asocia típicamente con conceptos como la implementación, manifestar, conseguir, traducir, proyectar, formar y perpetuar. El término implica un semidiós con un impulso ciego para llevar lo no manifestado a la manifestación.

·         "Logos" se asocia con el pensamiento, el razonamiento, la imaginación, la conciliación, el equilibrio, la planificación, ingeniería, e información. El término implica mente o intelecto, en especial mente divina o intelecto superior. Éste ve, sabe, planifica, establece la plantilla, equilibra la ecuación.

·         "Nous" se asocia con el espíritu. En la escala universal representa el infinito Creador. En una escala personal, es el núcleo central de la conciencia individualizada, la base de la sensibilidad, la semilla de un potencial infinito, la chispa divina, lo que genera la auto-trascendencia, la parte que es inmortal y mantiene la continuidad a través de encarnaciones.

De manera Hermética, estos conceptos tienen sus expresiones universales y personales.

En la escala universal,
·         Nous es el espíritu de la Creación
·         Logos la mente de la Creación
·         Demiurgo el alma de la Creación
·         mientras que el universo mismo es el cuerpo de la Creación
En la escala de personal,
·         Nous es nuestro espíritu
·         Logos nuestra mente (la mente superior para ser exactos)
·         Demiurgo nuestra alma
Somos espejos de la Creación, como es arriba es abajo.

Personal/Microcósmico                Universal/Macrocósmico

Espíritu -------------------------------------------- Nous

Mente -------------------------------------------- Logos

Alma ----------------------------------------- Demiurgo

Cuerpo ------------------------------------------ Universo

En este artículo me centraré principalmente en el Demiurgo, ya que subyace, impregna, genera, moldea, y controla en última instancia la realidad física.

Por lo tanto, es el más cercano al poder supremo sobre nuestro mundo visible, es el marco central principal de esta matriz de realidad, por así decirlo. Su origen, naturaleza y destino están íntimamente vinculados con el nuestro, por lo tanto, deberíamos familiarizarnos con él y así aprender mucho acerca de nuestra historia, mundo, y futuro.
 
Demiurgo como Alma

Una forma de entender al Demiurgo es pensar en él como el Alma del Mundo.

La tradición dice que el Demiurgo está compuesto de alma. Está compuesto de la misma sustancia que nuestra propia alma, excepto que funciona como el alma del universo como un todo. O por el contrario, nuestras propias almas son instancias microcósmicas del Demiurgo, así como una gota de agua es una instancia microscósmica del "agua" en general.

El alma es el medio de acoplamiento entre el espíritu y el cuerpo. Proporciona las capas que intervienen entre el espíritu y el cuerpo que permiten interactuar con los demás. De lo contrario la brecha entre lo no- físico y físico sería demasiado grande. El espíritu es el núcleo de la sensibilidad, el libre albedrío y profundo auto-conocimiento. Sin espíritu, una persona no es más que un autómata programado por influencias mundiales externas.

El alma, a diferencia de espíritu, tiene dos capas principales: astral y etérica.
·         El componente astral, o cuerpo astral, es la sede inmediata de las impresiones emocionales, las brechas subjetivas, las pasiones y la fuerza de voluntad. Sin el cuerpo astral, una persona sería débil y pasiva como un vegetal, debido a la ausencia de impresiones internas, emociones, y voluntad.
 
·         El componente etérico o cuerpo etérico está compuesto de formaciones de energía sutil, patrones, ritmos, inercias, corrientes y estructuras que vivifican, forman y regulan el cuerpo físico. Piense en ello como un andamio de energía hecho de fuerza vital. Sin lo etérico, el cuerpo físico no es más que un cadáver que se desintegra bajo la influencia de la entropía.
El Demiurgo está hecho de alma. Al mismo tiempo, el Demiurgo carece de espíritu, esto significando que por sí solo no tiene ninguna base sensible, ninguna auto-conciencia. Todo lo que tiene son pasiones, impulsos, y unidades aplicadas a repeticiones, patrones, ritmos, leyes y marcos.

Por lo tanto, por sí mismo es una inteligencia artificial ciega, que no puede dejar de actúa sobre las directivas de su constitución. Y esa es la definición misma del Demiurgo universal.

Demiurgo como forma de pensamiento

Otra manera de entender al Demiurgo es pensar en él como una forma-de-pensamiento del mundo.

Las formas de pensamiento son entidades de carácter no físico creadas por nuestros pensamientos y emociones. Existen alrededor de nosotros en el nivel etérico de la realidad y están imbuidos de las energías astrales que corresponden a las emociones que llegan hacia ellos. Ellos se denominan Tulpas,
Egregores o larvas en otros sistemas esotéricos.

Las formas de pensamiento diarias son únicamente construcciones de energía sin ningún tipo de espíritu, mente o cuerpo acoplado a ellos.

Ellos están a cargo de nuestras propias energías y ciegamente llevan a cabo las funciones impresas sobre ellos como obedientes autómatas. Si los pensamientos y las emociones que ellos generan son cortadas, estas formas de pensamiento se disipan. Pero si son particularmente fuertes, se convierten en entidades y adquieren un instinto de auto-conservación, es decir, adquieren una fuerte inteligencia artificial que los hace capaces de inducir a manera de parásitos más de los mismos pensamientos y emociones en nosotros, que necesitan para mantenerse.

Puesto que las formas de pensamiento están hechas de energías astrales y etéricas, así como el alma, ambos son lo mismo, en esencia. El alma es una forma de pensamiento construida por el espíritu antes del nacimiento, para que el espíritu pueda interactuar con el cuerpo. O a la inversa, una forma común de pensamiento es un alma provisional, flotando libremente, careciendo de cuerpo y espíritu.

Del mismo modo, el Demiurgo universal es una "forma de pensamiento del mundo" creado por el Creador antes de que el universo físico naciera, para proyectar, dar forma y operarlo. O por el contrario, las formas de pensamiento regulares son instancias provisionales del Demiurgo que flotan libremente.

El alma, el Demiurgo, y formas de pensamiento están fundamentalmente compuestas por componentes astrales y etéricos, y por lo tanto comparten una base común.

Son ejemplos específicos de las definiciones generales de cada uno.
 
Formación del Ego en el Alma
Antes del nacimiento, cuando el espíritu se une a un alma y encarna por primera vez en un embrión humano, es, en su mayor parte sin ego o personalidad humana. Esta última se desarrolla en el alma durante los primeros años de vida a través de la adaptación a la vida física como un ser humano.

El ego se desarrolla porque el alma se ve influida por el cuerpo y, a través de él, por el mundo. Las experiencias físicas, cinco percepciones sensoriales, las funciones neurológicas, y todos los impulsos instintivos sellan todos su impronta en el alma. A través de la percepción, el alma es, además, formada por la educación y los programas sociales. En consecuencia, el alma adquiere una máscara tallada por todas estas influencias mundanas.

Esta máscara es el ego y la mente, que está asociada con la personalidad humana y el intelecto menor.

El ego, o el intelecto menor, es una inteligencia artificial, un autómata, una computadora con personalidad programada por la genética y el medio ambiente. Se origina en parte por la propia construcción neuronal del cerebro humano que permite las funciones intelectuales, y en parte por la porción de alma moldeada por factores mundanos y corporales. El ego es la interfaz optimizada a través de la cual el alma opera con soltura en el entorno físico y social.

Como dijo Freud, el ego es una proyección de la superficie de la identidad, queriendo decir que es la parte del ensamble de los impulsos instintivos dentro de nosotros que se ha adaptado al mundo a través del condicionamiento.

Cuando el espíritu, la fuente de la sensibilidad, mira a través de esta máscara y se identifica con ella, los dos juntos crean nuestro sentido humano de uno mismo. Lo que consideramos "yo" es una composición de pura sensibilidad (espíritu) y de la personalidad (ego).

Así que el ego nace entre el límite entre el cuerpo y el alma, y el espíritu llevando la máscara del ego da lugar a la identidad humana.

Puesto que el ego es lo que el mundo saca del alma, y puesto que el mundo es fundamentalmente competencia y supervivencia, el ego está igualmente preocupado por las cuestiones físicas y es inherentemente sobreviviente y de auto-servicio. Por defecto se comporta como un depredador egoísta, representando la personificación del interior de los impulsos biológicos y astrales racionalizados por influencias y estándares del mundo externo.

Además, el ego no requiere del espíritu para funcionar; en todo caso, están mutuamente restringidos y antagonizados entre sí por el espíritu, ya que ambos son opuestos en su naturaleza.

Para los seres humanos con espíritu, el espíritu usualmente toma un papel pasivo en ser el observador consciente mirando a través del ego, pero como es el caso de los seres humanos sin espíritu, el ego autómata puede funcionar igual de bien sin un observador. En ese caso, tiene personalidad, excepto que sin ningún potencial o influencias creativas que el espíritu pudiera ofrecer.

Así que cuando el espíritu está totalmente ausente, o incluso cuando el espíritu está presente, pero "dormido" y sin ofrecer ninguna contra-influencia, entonces, el ego es sólo inteligencia ejecuta el programa - y es muy tirano.
 
Naturaleza del Ego/Intelecto

Lo que separa a los seres humanos promedio de los animales promedio es que nosotros tenemos ego, intelecto, mente y personalidad (todas facetas de la misma cosa).

El ego es una extrusión del alma. Puesto que los seres humanos y los animales tienen alma, ¿por qué no los animales tienen intelecto? Debido a que la formación del ego depende de las influencias del mundo que llegan al alma a través del cuerpo. Dado que los organismos animales son menos evolucionados, ya que sus cerebros son más simples y carecen de funciones corticales superiores, las influencias que forman el ego nunca llegan a su alma, por lo que el ego nunca llega a formarse completamente.

Lo mismo sucede con ciertos tipos de retrasos mentales en algunos seres humanos.

A través del ego o el intelecto, podemos modelar el mundo internamente, darle la vuelta en nuestra mente, revivir el pasado, fantasear, imaginar el futuro, construir el idioma, realizar cálculos abstractos, y participar en líneas de razonamiento complejo. Todas habilidades todos se deben a un rasgo definitorio de la inteligencia: que su salida puede convertirse en su propia entrada interna.

Hay una característica interna auto-referencial, circulatoria, de retroalimentación de circuito para el intelecto. Un ejemplo es nuestra capacidad de observar nuestra actividad interna, como cuando por dentro, ‘vemos’, una escena imaginada. El espíritu, operando a través del intelecto es lo que simultáneamente permite la producción y la observación de una idea o una imagen interna, y la salida se convierte en la entrada, y el circuito de retroalimentación se cierra momentáneamente del el mundo exterior.

La capacidad del intelecto para una memoria verdadera consiste en revivir el pasado internamente recreándolo y observándolo internamente, y al igual, puede visualizar el futuro a través de la misma observación interior. Para los animales promedio, la memoria es meramente asociativa y rotativa, en lugar de imaginal. Carecen de este circuito de auto-referencia interna, la capacidad de imaginar y fantasear y observar los propios pensamientos y darles vuelta extensamente.

Esto último es lo que permite al espíritu dentro del cuerpo observar su propia conciencia y llegar así a la auto-conciencia, mientras se está encarnado. Sin el intelecto o el ego, el espíritu en el cuerpo humano tendría la conciencia estrictamente dirigida hacia fuera, hacia el mundo.

Como tal, el intelecto es básicamente un
solitón en el alma. En la física, los solitones son ondas que circulan dentro de sí mismas y reciclan su energía en lugar de dispersarla instantáneamente de nuevo en el medio ambiente, por lo que son como, ‘entidades’, que se individualizan a partir de su entorno.

Un ejemplo es un anillo de humo que se da vueltas en sí mismo y por lo tanto mantiene su forma en vez de dispersarse, como lo hace el humo regularmente quemado. La mente humana promedio es como un anillo de humo, la mente animal promedio como el humo soplado.

Uno tiene un rasgo interno que es auto-referencial, el otro es puramente dirigido hacia el exterior.
 
 Formación de Ego Superior en el Alma

El alma también se ve influida por el espíritu, no sólo del cuerpo.

la influencia del Espíritu en el alma lo mismo crea en el alma una máscara correspondiente. A diferencia del ego que todos sabemos, esta máscara superior representa el verdadero rostro del espíritu. Normalmente, cuando el espíritu se identifica con el ego inferior, es la identificación con una máscara que se opone a su propia naturaleza y su origen en el mundo físico, pero cuando el espíritu se identifica con la máscara de su propia creación, el "súper yo", entonces usted tiene divinidad personificada.

Así pues, el alma tiene dos extensiones, el ego y el super ego. La primera se asocia con la personalidad humana y la razón de cómputo, este último con la personalidad divina y la razón superior (mayor significado transjetivo, abductivo, gnóstico, y numinoso).
 
 
En la vida, nosotros, como espíritus elegimos con cuál de estos opuestos nos alineamos y nos nutrimos.

Si nos sintonizamos con las influencias espirituales y pensamos trascendentalmente, aumentamos la personalidad divina. Si nos absorbemos en el materialismo y la depredación y pensamos sólo calculadoramente, aumentamos la personalidad inferior.

El espíritu tiene la opción, mientras está encarnado, de elegir cuál de estas personalidades crear y entrar en ella.

Cuando uno nutre la personalidad divina y entra plenamente en ella, alejándose del ego inferior, entonces uno se convierte en espíritu manifestado personalmente.
 
Creación de entidades a partir de Formas de Pensamiento

Mi punto en explicar la naturaleza del ego es revelar cómo las formas de pensamiento toman identidad y se convierten en entidades.

La adquisición del ego por las cantidades de almas humanas para la entitización (¿identidad?) del alma, la forma de pensamiento humana, a través de su interacción con el mundo. Las formas de pensamiento se convertido en entidades cuando adquieren un ego rudimentario, intelecto, mente o personalidad.

Una forma regular, básica de pensamiento no tiene identidad, o no es una entidad. Es puramente una construcción astral y etérica que, como el humo soplado, es emitido al mundo y dispersa su energía en lo que sea a lo que vaya dirigido ese pensamiento, emoción, o intención en particular, detrás de su formación.

Una forma de pensamiento se convertida en una entidad de dos maneras:

1.     La persona que la creó le da directamente una personalidad. Esto es paralelo al espíritu formando un ego superior dentro del alma. Al igual que el ego superior representa el verdadero rostro del espíritu, también la personalidad programada en una forma de pensamiento por parte de su creador, representa la verdadera intención del creador.
 
2.     Su salida se convierte en su propia entrada, ya que afecta al mundo de tal manera que la respuesta refuerza su existencia. Esto es paralelo a la primera alma humana en desarrollo del ego inferior interactuando con el mundo, afectándolo y siendo afectado por ella, y por lo tanto aprendiendo a través del condicionamiento cómo cumplir mejor sus deseos. Esta es la forma predeterminada en la que las formas de pensamiento adquieren identidad propia.
Así que cuando una forma de pensamiento se ve reforzada por el efecto que tiene sobre el mundo, por ejemplo, haciendo que alguien piense más de los mismos pensamientos y sentimientos que le dieron origen, entonces surge un circuito de retroalimentación produce entre forma de pensamiento y el mundo.

Este circuito de retroalimentación condiciona la forma de pensamiento para hacerla más efectiva para producir más refuerzo más, y eso la programa.

Cabe señalar que los circuitos de retroalimentación, refuerzo y acondicionamiento le dan un ego a la forma de pensamiento solamente en la expresión externa, porque las formas de pensamiento carecen de espíritu, no hay nada verdaderamente sensibles dentro de ellas para que observen sus propios procesos de pensamiento e imaginar o fantasear, por lo tanto las formas de pensamiento no pueden generar activamente otras formas de pensamiento.

La generación de formas de pensamiento refleja al Creador generando al Demiurgo, que es fundamentalmente un acto de Nous , y las formas de pensamiento no poseen Nous/Espíritu.


Generación y Encarnación de Formas de Pensamiento

¿Cómo son exactamente generadas las formas de pensamiento?

Principalmente a través de fantasías internas cargadas de energía emocional. Esta combinación forma el núcleo de condensación de un capullo de energía etérica que brota y se aleja flotando en el ambiente etéreo que nos rodea.

Este proceso requiere espíritu actuando a través de un intelecto/mente para proporcionar un mundo interno aislado momentáneamente del exterior, y por tanto, para fantasear interiormente. O para decirlo de otra manera, el intelecto crea un hueco interno, como un vientre dentro del alma, en el que un pensamiento embrionario puede ser por primera vez sembrado por el espíritu.

Nuestra mente es lo que crea el "mini-universo" interno, cuyo contenido es animado por la carga emocional y etérica. La forma de pensamiento entonces sale al mundo y adquiere un "cuerpo" que es meramente una configuración de materia y energía que corresponde con ella.

Así que la transformación directa de pensamiento en realidad procede a lo largo de las siguientes líneas:

el espíritu elige el arquetipo de fundación - la mente imagina - el astral leda energía - lo etérico le da forma - lo físico le da cuerpo.
Cómo una forma de pensamiento adquiere un “cuerpo” físico exige aclaración.

Consideremos al alma humana y cómo ésta influye en el cuerpo humano, digamos, moviendo un brazo cuando el espíritu lo quiere. Para ello, predispone la probabilidad de eventos cuánticos ocurriendo dentro del sistema nervioso del cuerpo. Las neuronas son sistemas cuánticos, y se disparan aparentemente al azar.

El cerebro en sí es un ordenador cuántico cuyo comportamiento neuronal raya en el borde del caos. Es en este equilibrio de filo de navaja, entre el orden y el caos, que el cerebro es extremadamente sensible a cualquier cosa que pudiera predisponer la fluctuación cuántica de su actividad neuronal, y así es como el alma es capaz de influir en el cuerpo - a través de polarización probabilística a nivel cuántico.

Ahora, la mayoría de formas de pensamiento son demasiado débiles y simples para pilotear algo tan complejo como el cuerpo humano. Ellos ni siquiera tienen circuitos etéricos para interactuar con los circuitos neuronales humanos. Pero tenga en cuenta cómo el cuerpo humano es sólo un conjunto de materia y energía.

Otras configuraciones de materia y energía pueden incluir lugares, eventos, y comportamientos humanos determinados.

Así que en vez de que una forma de pensamiento probabilísticamente predisponga a todo un sistema neuronal, podría, en su lugar predisponer el curso de los acontecimientos de manera que, por ejemplo, se produzca un accidente de tráfico en una intersección en particular, o alguien que es el objetivo de una experiencia de una forma de pensamiento positiva tenga golpe de buena suerte.

En lugar de necesitar predisponer a mil millones de neuronas, que necesitan empujar algunos factores cuánticos, cuyos efectos en cascada escalan en el mundo cotidiano que conocemos y producen los eventos correspondientes. Estos eventos cotidianos son sólo configuraciones especiales de energía y materia, así como es el cuerpo, excepto que existen en un estado más simple y más disperso que el cuerpo.

No hay ninguna diferencia fundamental entre los acontecimientos mundiales y el cuerpo humano más allá de la complejidad y la configuración de su conjunto de materiales. El alma probabilísticamente predispone al cuerpo y debilita las formas de pensamiento probabilísticamente predisponiendo los acontecimientos y despertando eventos mundiales.

El fin último de todas los demiurgos, todas las almas, todas las formas de pensamiento que operan en proximidad al entorno físico, es lograr la encarnación física de los arquetipos físicos o "ideas", como las llama Platón, para moldear la materia y la energía en conformidad con la idea que les dio origen. Están orientadas a objetivos.

Por ejemplo, su alma le proporciona los impulsos que le ayudarán a lograr en la vida lo que vino a cumplir aquí, al final de la vida, si todo va bien, usted habrá manifestado físicamente aquello que era, antes de su encarnación, sólo una idea.

Así, el Demiurgo formando el universo en conformidad con sus arquetipos de fundación, que tienen gran importancia en nuestro futuro, porque que determinan hacia dónde se dirige nuestro mundo.

Aparte de empujar la probabilidad de los eventos diarios, las formas de pensamiento pueden también predisponer nuestra propia actividad neural de forma limitada, ya que, después de todo, el cuerpo es sensible a las influencias no físicas (debe ser así, o bien el alma no puede acoplarse a la misma). Así es como formas de pensamiento inducen en nosotros nuestros pensamientos y sentimientos que corresponden a aquellos que crearon estas formas de pensamiento, en primer lugar.

Pudieran no ser capaces de poseernos totalmente, pero todavía pueden influir en nosotros. Y si nuestras respuestas mentales y emocionales a tales formas de pensamiento las refuerzan, se van fortaleciendo y adquieren identidad.

En resumen, las formas de pensamiento crean entidades a través del refuerzo y condicionamiento repetido, ya sea acondicionado a través de la interacción del mundo, o acondicionados intencionalmente por parte de sus creadores. Cuanto más fuerte crecen, más complejas y amplias son las configuraciones de materia y energía que pueden unirse.

Lo que comienza como mera predisposición de los acontecimientos puede, en casos extremos, predisponer tanto la probabilidad que las formas de pensamiento adquieren cuerpos físicos reales, o más bien, atraer futuros probables donde existan tales cuerpos que están bajo el control completo de la forma de pensamiento.

 
Creación Mundana de la Entidad del Demiurgo

Estas dinámicas del alma y de formas-de-pensamiento son igualmente activas en la escala macrocósmica.

Como se ha señalado, el Demiurgo se acopla al universo físico como el alma se acopla al cuerpo, formándolo y dándole forma.

Pero al igual que el cuerpo puede influir en el alma, así puede el mundo influenciar al Demiurgo. Maneras de influir en el Demiurgo incluyen rituales ocultos, tecnología hiper-dimensional, y la liberación de la energía condicionada del alma y formas de pensamiento al medio ambiente etéreo, como drogas siendo inyectadas en el torrente sanguíneo del Demiurgo. Lo oculto y los métodos hiper-dimensionales se discutirán en otro artículo.

Por ahora, lo importante es que las fuerzas del mundo pueden influir en el Demiurgo, principalmente a través de infusión de energía y programación.

En respuesta, el Demiurgo pudiera adquirir una extensión del ego correspondiente a la naturaleza de estas influencias. Esta extensión pudiera ser comparada con un "Ego Mundial." Una parte del Demiurgo se convierte en entidad, al igual que la energía etérica básica y la energía astral pueden tomar entidad cuando son formadas y programadas a través del pensamiento repetitivo y la emoción.

Debido a que las energías astrales y etéricas pueden variar en su polaridad de expresión de positivo a negativo, el propio maquillaje astral y etérico del Demiurgo también puede variar desde lo más positivo a lo más negativo.

El componente etéreo se expresa positivamente como la salud, el orden, la armonía, el ritmo, la estructura y la fuerza vital. Cuando es negativo se expresa en el estancamiento, el deterioro, alteración, supresión, corrupción, y enfermedad.

El aspecto astral, siendo la sede de las pasiones e impulsos, se expresa positivamente como una afinidad hacia la compasión, la alegría, la belleza, las acciones nobles y los pensamientos elevados. En la expresión negativa nos puede conducir hacia la locura, el sadismo, y actos demoníacos.

El alma, las formas de pensamiento, y el Demiurgo, siendo compuestos de energías etéricas y astrales, pueden, por lo tanto, ser potencialmente positivos o negativos en su expresión de vida, que es más resaltada por el tipo de programación que su entidad recibe para sí.

Esta programación puede suceder, naturalmente, cuando el Demiurgo entitizado aprende a cumplir mejor con sus impulsos, o intencionalmente por medio de tecnologías ocultas que ayudan al Demiurgo como un terminal de ordenador llamando a una unidad central remota.
 
Creación Divina de la Entidad del Demiurgo

El Ego Mundial no es la única extensión del Demiurgo.

Así como el espíritu influye en el alma para crear una mente divina, también el Nous afecta al Demiurgo. La parte del Demiurgo extruida por Nous, para funcionar como la faz de Nous, es Logos.

Dicho de otra manera, hay una parte del Alma del Mundo que, bajo la influencia del Creador infinito, se convierte en la mente superior / inteligencia / personalidad del Creador.

El Logos es asociado con la personalidad divina y universal de la razón universal superior. Es el "Súper Ego del Mundo" y el "Intelecto Superior del Mundo", en contraste con la extrusión mundana del Demiurgo, que no es más que el "Ego del Mundo" o "Intelecto Inferior del Mundo."

Las divisiones dentro de nuestra propia psique: el espíritu, el súper ego (el Yo superior o Ego Superior), el alma, el ego inferior, y el cuerpo, no son sino reflejos microcósmicos del macrocosmos: Nous, Logos, Demiurgo, Ego Mundial, y mundo. Como es arriba, es abajo.

El Logos o la parte del espíritu universal con identidad del Demiurgo universal es el análogo macrocósmico de nuestro propio intelecto superior, de la personalidad divina, o ego superior. La parte del mundo con la entidad del Demiurgo universal corresponde a nuestro intelecto inferior, la personalidad humana, o el ego.

El primero representa la cara del espíritu, y el otro del anti-espíritu. Uno de ellos fue identificado por los gnósticos como Cristo , el otro como Jehová. Uno de los intentos de espiritualizar, armonizar, y equilibrar de acuerdo con la razón divina, mientras que el otro intenta cristalizar, rigidizar, y codificar de acuerdo a la razón y a los ciegos impulsos depredadores.

Una de ellas es la fuerza de la sabiduría, la comprensión y la gnosis, mientras que la otra es la fuerza de la obediencia ciega, la información, la depredación, y el cálculo.
 
De la armonía Hacia Desequilibrio

En su forma pura y original, el Demiurgo universal Demiurgo era una forma de pensamiento generada por Dios.

Su función fue programada para formar el universo físico de acuerdo a los pensamientos divinos y las energías animándolas. Su Identidad era la de un ego superior, el Logos. Su energía astral era aquella del amor, y su energía etérica era potentemente vitalizante.

Idealmente, todos los aspectos de la Creación llevaban su propia función y estación. La armonía existe cuando lo menor obedece a lo superior. El desequilibrio se produce cuando lo inferior subvierte a lo superior. El universo está en armonía cuando Nous inspira los conjuntos de diseños arquetípicos establecidos por el Logos, que son exactamente y obedientemente aplicados por el Demiurgo en su formación del mundo físico.

Del mismo modo, un individuo está en armonía cuando su espíritu (Nous personal) inspira el contenido de su mente superior (Logos personal), que está exactamente y obedientemente implementado por su alma o subconsciente (su Demiurgo personal) al formar su mundo personal interno y externo.

Un individuo está en armonía con el universo cuando su tres principales aspectos metafísicos (espíritu, mente y alma) armonizan con los tres aspectos universales correspondientes.

·         El espíritu puede armonizar con el Creador a través de la devoción espiritual
·         La mente puede armonizar con el Logos a través de volverse sabia y entendida
·         El Demiurgo universal armoniza con el subconsciente a través de la creación de la realidad personal
Cuando los aspectos inferiores obedecen plenamente a los aspectos superiores y los personales armonizan totalmente con lo universal, entonces se logra la trascendencia. Este es el objetivo final.
  
Composición del Hombre y el
Universo en la Edad Dorada

Personal/Microcósmico                 Universal/Macrocósmico

Espíritu ------------------------------------------ Nous

Mente superior ------------------------------------- Logos

Alma -------------------------------------------- Demiurgo

Cuerpo -------------------------------------- Universo

Sólo hay un problema;
Como se ha mencionado, el alma es corruptible y las formas de pensamiento pueden convertirse en entidades y ser imbuidas de pasiones astrales negativas. El Demiurgo, a pesar de ser intrínsecamente neutral o incluso benévolo en su diseño original, es corruptible e igualmente corruptible y puede convertirse en una entidad negativizada.

Como se ha explicado, tales formas de pensamiento que han adquirido una entidad tienen un instinto de auto-conservación, por lo que el Demiurgo personificado por el mundo hace todo lo posible para preservarse a sí mismo cultivando más de las energías negativas que lo sustentan.

Nuestra matriz de realidad no es inherentemente mala, es simplemente el medio ambiente en el cual estamos inmersos. Al igual que una madre proporcionando el vientre que contiene la matriz nutriente y las fuerzas necesarias para convertir el potencial genético en un ser humano vivo, el Demiurgo universal proporciona la fisicalidad como una “matriz de realidad” originalmente destinada a nutrir nuestra evolución espiritual, por lo menos de una manera más directa que en la actualidad. La palabra raíz de "matriz" es "mater", que en latín significa "madre".

Sin embargo, un Demiurgo corrupto y personificado es como una madre psicópata, narcisista, celosa, que se alimenta parasíticamente de sus hijos, llegando incluso a utilizar su vientre como una granja de energía en lugar de una incubadora de espíritus encarnados. Ya no es una matriz de crecimiento, sino un sistema de control de matriz.

Por lo tanto, un Demiurgo corrupto, personificado, funciona como un parásito universal: tiránico, demoníaco, impulsado ciegamente por el instinto negativo. Trataría de dar forma al curso del universo a lo largo de líneas que generan mayor negatividad, división, opresión, y todo aquello de lo que se alimenta.


Y ahí es donde los gnósticos tenían razón y Platón estaba fuera de contacto con los tiempos, el Demiurgo ya no era sólo un herrero obediente configurando el universo de acuerdo con el plan de acción establecido a través del Logos en armonía con el Nous, sino que se en algún punto se volvió corrupto y subyugado por las fuerzas anti-espirituales de la clase demoníaca.

El "Ego Mundial" es un intruso en el papel de Adversario contra el Logos. Esto no sólo es cierto en la escala universal, sino también en la escala personal.

De forma predeterminada, nuestra personalidad inferior es adversa a la personalidad divina.

Composición del Hombre y el
Universo Actualmente

Personal/Microcósmico               Universal/Macrocósmico

Espíritu ---------------------------------- Nous

Mente Superior ------------------------------------------------Logos

alma ------------------------------------------ Demiurgo

Mente inferior ------------------------------------- Adversario

Cuerpo -------------------------------------- Universo


Desde una perspectiva de tiempo lineal, una vez hubo una Edad de Oro hasta que el Ego Mundial se formó y empezó a dominar, y en este momento, el mundo cayó en la frialdad y la corrupción.

Desde la perspectiva del tiempo no lineal sin embargo, ambas expresiones del Demiurgo coexisten eternamente y están trabadas en batallas hacia adelante y hacia atrás en el tiempo y el espacio.
 
La condición humana

Por el momento existe un desequilibrio.

Hay demasiadas personas que son ciegas y sordas a los impulsos del espíritu. Además, se alimentan y defienden los impulsos egoístas, primitivos e irracionales que brotan de los programas y las energías negativas presentadas en su subconsciente. Lo inferior está subvirtiendo a lo superior. Estos no son casos aislados, es epidémico.

Está claro de la observación de que nacemos con ciertas fallas en el diseño genético, tales como estando discapacitados contra el uso de nuestra capacidad cerebral total y siendo confinados o limitados a la percepción de los cinco sentidos únicamente. También es claro que el mundo en el que entramos es generalmente antagónico al espíritu.

Por lo tanto, tanto la naturaleza como la crianza se encuentran en oposición al espíritu desde el principio, y sólo a través de mucho apoyo divino y fuerza espiritual es que un individuo desafía el determinismo material y utiliza obstáculos como apoyos para los primeros pasos hacia el camino del despertar espiritual. Estos casos son raros, y parece que la gente se suele ser triturada, deformada, y moldeada por tales pasos en lugar a, como sería de esperarse si el espíritu no ofrece ningún contrapeso al determinismo de la naturaleza y la crianza.

Curiosamente, los gnósticos ven al Demiurgo no sólo como el moldeador de este mundo, sino también como el creador de la raza humana. Asimismo, algunas escuelas marginales de pensamiento moderno ven a las entidades negativas hiper-dimensionales como nuestros creadores genéticos y manipuladores continuos del espacio-tiempo.

El punto es que hay claramente una variable externa malévola entrometiéndose en la ecuación humana, lo que sugiere que el mal no es siempre el producto de errores humanos, más bien, las fallas humanas son frecuentemente el producto del mal.
Para muchos seres humanos, su Demiurgo personal es corrupto y los ha aislado de Nous.

Pero esto sólo refleja la manifestación más universal de lo mismo. Nuestro mundo parece estar en las garras de una entidad Demiúrgica con un fuerte instinto de auto-conservación orientado hacia el control. Moldea nuestra realidad y predispone la probabilidad de eventos en contravención al designio divino establecido por el Logos universal. Es la matriz que se ha corrompido, la forma de pensamiento del universo que se volvió parásito. 


Video:



La existencia del Demiurgo Yaldabaoth tiene su origen en Sofia, la diosa de la Sabiduria. Yaldabaoth es el dios del caos, tambien conocido como Samael, el dios ciego de su creación. En el Cristianismo es Yahweh, o Jeohova-Satanas. La trampa creada por este Demonio que captura la mente del hombre en los mundos de la ilusión de Maya.


3 comentarios:

  1. Querido Amigo y Hermano: No puedo estar mas de acuerdo con tu magnífica y metódica exposición respecto a la verdadera natualeza del Demiurgo. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo artículo del Iluminado Tom Montalk. Gracias por compartir ;)

    ResponderEliminar
  3. Felicitaciones, me ha gustado mucho este trabajo, el escrito y el video son muy claros. Estudié el tema del demiurgo a través de la obra de Platón "el Timeo", que es un tratado sobre el génesis del universo. Pero, esto que aquí se expone lo plantea desde otra perspectiva.

    ResponderEliminar